Memoria del tercer encuentro presencial

 

Tema: Mensajes al futuro

Insumos para la reflexión: cuatro casos de iniciativas de Colombia y Peru

  1. El mercado es el vecindario, la producción de una pequeña lechería familiar
  2. Hilamos con dignidad y tejemos con solidaridad
  3. Microcine: gestor de cultura y agenda en los territorios
  4. Camino al territorio solidario caso de cooperativas

Fecha: 4 de agosto de 2016

Lugar: Acovicruz

Participantes: Isaías Rojas, David Rampf, Lourdes Chávez, Moisés Bellota, Jorge Krekeler, Mario Paniagua, Raquel Robles, Adriana Montero y Ginna Velasco

 

En los dos casos sobre producción se puede apreciar un énfasis en la calidad antes que en la cantidad del producto. La motivación para producir es un factor que resalta en las experiencias, en ambos casos se produce bajo motivaciones diferentes a la del lucro, producir para convivir con los vecinos, o hilar para crear lazos comunitarios y conservar la cultura.

Es posible que recuperar nuestro pasado, caso de los tejidos, sea una forma de encontrar mensajes al futuro. El futuro debe ser siempre un diálogo con el pasado.

La construcción de otro desarrollo es posible si recuperamos las escalas locales, estos espacios en los cuales las personas producen e intercambian productos. La concentración y globalización de la producción por parte de las corporaciones es un proceso que elimina a los pequeños y medianos productores, destruye también las relaciones comunitarias que se dan en el intercambio de productos localmente, se ha perdido el rostro humano de la producción y la solidaridad ya no es factor que interviene en el mercado.

Muchos saberes y tecnologías tradicionales están en riesgo, como se puede ejemplificar el caso del tejido artesanal, donde también está en juego la pérdida de identidad de las personas. Los tejidos hechos a mano superan en valor trabajo/tiempo a los producidos industrialmente, por tanto su precio es superior y no siempre el consumidor está dispuesto a pagar su valor. De allí se habla de la importancia de crear conciencia sobre el consumo.

En Europa se ven cambios de actitud en ciertos grupos, el caso de la Generación z, quienes ya establecen ciertas prácticas ecológicas o de consumo responsable por un convencimiento personal. Sin embargo, no se puede desconocer que la población en general afronta en diferentes grados dilemas en el consumo, “comprar lo que está al alcance del bolsillo”, “producir el café orgánico y consumir el café importado” (caso minga) “cambiar el jochi por la gallina”, etc. y esto demuestra que sobre todo para los grupos con menos capacidades económicas un cambio de conciencia puede convertirse en una invitación al suicidio, debe pensarse en transiciones.

En la experiencia de los microcines se ve que el video puede ser una herramienta para rescatar la historia y activar la participación de la población, igualmente podrían usarse el teatro, la fotografía, etc. lo que no queda claro es cuál es la intencionalidad política de esta herramienta.

Si bien estos casos inspiran en ciertos aspectos no debemos idealizarlos o “romantizarlos” – el vaso de plástico con el yogurt, la posible conformidad con no producir a mayor escala por restricciones externas más que por un ideario de vida-,  rescatamos de las experiencias los puntos favorables que pueden servir como motivación para pensar en otro desarrollo.

La historias de los mensajes al futuro pueden dar lugar a que la gente que los conoce – como el caso de los jóvenes de Minga- quieran también sacar sus propios mensajes “no estamos tan retrasados como pensábamos”.

En la reflexión de los paradigmas se ve la necesidad de pensar en cambios profundos del sistema, normalmente las ONGs sólo trabajan en atacar las ramas y no así las raíces o causas profundas que generan las inequidades.  Pero esto puede convertirse en frustración en tanto no se tiene las capacidades para afectar las causas estructurales, por ejemplo limitaciones para cambiar las reglas del juego en varios campos, o promover al acceso a ciertos recursos o medios de producción que son el mecanismo para perpetuar inequidades.

Sobre este punto hay ideas diferentes, quizá el cambio puede darse involucrando varios aspectos a la vez, lo central y lo periférico pueden tener importancia si consideramos que el cambio es sistémico, por consiguiente la alternativa es buscar el “camino más promisorio”. Por otro lado hay la situación en la que alguien dedicándose a trabajar en causa muy periférica al final llega a conclusiones como “ganamos la campaña pero perdimos el planeta”. También hay la idea que las causas profundas del modelo de desarrollo tienen que ver también con la conciencia individual y el cambio puede comenzar a nivel personal por uno mismo.

Anuncios

Un comentario en “Memoria del tercer encuentro presencial”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s